Desde Oviedo, Testimonio del Encuentro ACG

Compartir en redes:

Con poco equipaje y muchas ganas, llegamos a Ávila el 1 de agosto, mis hermanos, mis padres, y yo.

Después de dormir durante todo el viaje tenía energía suficiente para empezar el encuentro.

Mi hermano David y yo entramos al pabellón y enseguida reconocimos caras familiares, algo que siempre destacaré de los encuentros de la Acción Católica General es la capacidad de acogida y las ganas de hacer nuevos amigos de toda la gente que asiste. He conocido muchas personas gracias a ellos.

En el primer día: bienvenida todos juntos y gymkana de los “tres sectores”. Estábamos situándonos para trabajar “a tope” a la mañana siguiente.

Segundo día: comenzamos el ritmo “+ J” (jóvenes de entre 14-18 años), y para ello llevamos a cabo el “Actuar” del proyecto de la Acción Católica General, en tres de los cuatro “caminos de vida” propuestos: cultura, familia y política, para llevarlo a nuestras vidas y hacerlo realidad.

¿Cómo somos cristianos en nuestra familia? ¿Cómo anunciar el Evangelio en la política diaria siendo +J? ¿Cómo ser testigo de Jesús a través de la cultura? ¿Cómo vivo mi realidad de joven cristiano? ¿Estoy siendo verdaderamente PROTAGONISTA en la parroquia, en mi entorno…?

El tercer día, fue más relajado, en comparación con el día anterior: nuestra realidad en el instituto. Estuvimos reflexionando experiencias y temas delicados, noticias reales y posibles soluciones ideadas por jóvenes de nuestro sector + J.

Durante todos nuestros “caminos de vida” disfrutamos de testimonios y entrevistas que nos introducían al trabajo y dinámicas que trataríamos posteriormente: Las hermanas clarisas del Convento de Ávila, los obispos Luis Argüello y Sergi Gordo, o el concejal Juan Antonio Álvarez, fueron algunos de ellos.

Veladas, bailes típicos, oraciones, puestas en común… tras esto, llegó el final.

La Eucaristía en la catedral fue el último acto de este gran encuentro de lacios, ahora tocaba abrazar a tantos amigos hechos en estos cuatro días, intercambiar teléfonos y planificar visitas (un tanto ambiciosas y utópicas, quizás) a otras comunidades.

Agotada, pero con una enorme sonrisa vuelvo a Gijón.

Una gran encuentro de laicos, un gran encuentro de Acción Católica General.

 

Lucía Martínez Rodríguez, 17 años.

Diócesis de Oviedo.