El Encuentro Nacional de Laicos de la Acción Católica General, un “previo” al Congreso Nacional del 2020

Compartir en redes:

David Roces es el responsable de la sección de juventud de la Acción Católica en la diócesis de Oviedo. Con otros compañeros, además, participará en el Encuentro Nacional de Laicos, organizado por la Acción Católica General, que tendrá lugar en Ávila del 1 al 4 de agosto, y que lleva por título “Haciendo realidad el sueño de Dios”.

Acaba de finalizar el campamento diocesano que, como todos los años, la Acción Católica General organiza en Sena de Luna (León). El último domingo, el día de las familias, además, con una visita especial.

Sí, tuvimos la sorpresa de recibir a nuestro querido arzobispo don Jesús, que compartió con nosotros la eucaristía y se quedó a comer con los miembros de la comisión diocesana y con los monitores del campamento. Fue un momento muy bonito que agradecieron las familias.

En el campamento se reúnen todos los veranos un buen número de chicos.

Este año se juntamos en torno a 70 chavales de diferentes parroquias de la diócesis, no sólo de la Acción Católica, ya que también vinieron de San Pedro Apóstol (Pola de Siero), y San Julián de los Prados (Oviedo). Es un campamento abierto a la diócesis y lo que pretendemos es trabajar un tema concreto. Este año se trabajó el tema del amor desde el compromiso como laicos, en este caso niños, pero también tienen un compromiso. El tema de la coherencia y de esa amistad con Jesús a través de la oración.

Este año has podido participar como miembro de Pastoral Juvenil y Vocacional en varios encuentros, en Valladolid y también como miembro de la Acción Catolica, en Roma.

Sí. En Valladolid participé como encargo de la Delegación de Pastoral Juvenil y Vocacional, y en Roma en un encuentro internacional de la Acción Católica. Comenzaba el Sínodo sobre los jóvenes, y pudimos estar presentes en la misa inaugural del Sínodo y en el encuentro del Papa con los jóvenes. Fueron momentos muy enriquecedores donde pudimos comprobar la diversidad de carismas de la Iglesia y tener la oportunidad de vivir con otros jóvenes todo lo que supone este tipo de encuentros de apertura a otras realidades.

En Roma tuvimos una conferencia para la presentación de un libro de la Acción Católica italiana donde me tocó hablar sobre el discernimiento, y lo hicimos en la sede internacional. El encuentro del Papa con los jóvenes fue también muy interesante, hubo bailes, estuvo muy dinamizado, y pudimos escuchar testimonios de realidades duras en las que algún joven que había alcanzado la fe después de superar problemáticas muy difíciles como las drogas o la explotación sexual.

Allí, el Papa nos recordó que los jóvenes no éramos el futuro, sino el hoy de la Iglesia y eso tenemos que creérnoslo. Nos cuesta dar ese paso y es fácil caer en eso de decir “son los adultos los que tienen a responsabilidad”. Creo que tenemos que analizar nuestra vida y ver cómo hemos de comprometernos. Hace falta un rejuvenecimiento de la Iglesia, donde lo importante no sea sólo el hecho de ser joven, sino hacer las cosas en clave juvenil, atractiva, y que eso sirva para atraer a esa gente que está más alejada de esta realidad.

En tan sólo unos días, del 1 al 4 de agosto, comenzará el Encuentro nacional de Laicos en Ávila. ¿En qué va a consistir y quién va a participar?

Puede participar todo el mundo, niños, jóvenes y adultos, está dinamizado en esas tres claves, con momentos diferentes para cada realidad. Los niños trabajarán cosas adaptadas a su edad, pero todo girará sobre el mismo tema: la presencia pública. Lo mismo para los jóvenes, y los mayores de 18 años y adultos compartirán espacios. Este tema principal se abordará en cuatro caminos: la familia, la política, la cultura y la presencia pública.
Además, se celebrarán varios actos públicos, para que no se quede sólo en nosotros, sino que tenga visibilidad de cara al Congreso Nacional de Laicos que tendrá lugar en Madrid en febrero de 2020, y que Apostolado Seglar está trabajando fuertemente.

La Conferencia Episcopal considera este encuentro como un previo, y está así respaldado.

Desde este tema de la presencia pública y la participación de los jóvenes ¿Cómo ves tú el compromiso de los jóvenes en la Iglesia hoy?

La verdad que con tristeza. Me gustaría que fuéramos muchos más los que apostáramos por esto, pero también es que hay veces en las que me planteo si de verdad ofrecemos cosas atractivas. Lo que estamos tratando ahora también desde la Delegación de Pastoral Juvenil es impulsar el trabajo de los jóvenes y que estos colaboren y participen en la vida de la diócesis y que lo descubran como algo importante porque de ellos depende el “ahora” de la Iglesia.

(Agencia SIC)