PROSAC, los laicos en el trabajo

Compartir en redes:

Hoy os presentamos una asociación laical que hace visible el papel de los laicos en el mundo del trabajo. Es PROSAC, la Asociación de Profesionales Sanitarios Cristianos.

Es una asociación pública eclesiástica, interpersonal e interterritorial, vinculada a Pastoral de la Salud, con una Comisión Nacional integrada por nueve miembros.

Está constituida por: Profesionales sanitarios: Médicos, personal de enfermería, celadores, trabajadores sociales, administrativos, y demás profesionales que trabajan en el campo de la salud; Cristianos: Discípulos y seguidores de Cristo; Laicos: Con vocación laical de hacer presente en el mundo de la salud y la enfermedad, la fuerza humanizadora, sanante y salvadora de Jesucristo.

Trabajan unidos a los demás miembros de la Iglesia presente en el mundo sanitario.

Nace en el interior del Departamento de Pastoral de la Salud y en 1993, la Conferencia Episcopal Española, aprueba sus estatutos.

Los objetivos que perseguimos son los siguientes:

  1. Promover un laicado comprometido en el mundo de la salud que dé testimonio cristiano en su quehacer profesional.
  2. Crear cauces y ámbitos de encuentro, reflexión y compromiso entre los Profesionales Sanitarios cristianos.
  3. Ayudar a los agentes sanitarios en su desarrollo humano, espiritual y religioso y en su Formación en Bioética
  4. Colaborar en la promoción de la salud, la atención integral al enfermo y en la humanización de la asistencia sanitaria.
  5. Contribuir a la defensa de los derechos de las personas, en la salud o la enfermedad, sin discriminación alguna por cualquier circunstancia.

Nacho Bermúdez, fisioterapeuta, nos cuenta su experiencia en Prosac:

Formar parte de Prosac me ayuda a ser testigo de Jesús y Su evangelio en mi ambiente de trabajo como sanitario. Tener contacto con otros cristianos que trabajan en el mundo de la salud me da fuerza para continuar con la labor desde la óptica del Evangelio. Para mí es importante como parte de mi compromiso cristiano y para ser continuador de la labor de Jesús, que pasó por el mundo haciendo el bien y curando a los enfermos.