Testimonio vida ascendente

Compartir en redes:

El movimiento de Vida Ascendente, es el segundo movimiento más grande de laicos asociados en nuestro país. Está compuesto por Jubilados y Mayores y su objetivo es llevar el mensaje del Evangelio a los Mayores y Jubilados, para que aporten a la Sociedad y a la Iglesia su Fe, su experiencia y su tiempo disponible.

Este movimiento está presente en la mayoría de las diócesis españolas y colabora y participa en las parroquias, residencias, centro de mayores, etc.

Os dejamos el testimonio de María Dolores Pons, sobre la residencia parroquial de Santa María de los Ángeles de Torrelodones.

 


 

El Grupo de Vida Ascendente en nuestra Residencia Parroquial se creó en el año 2012 con la inestimable ayuda de Memé, una voluntaria que ahora  tiene 92 años y que conserva toda la desbordante energía de sus años jóvenes.

Reuniones de grupo

Nos reunimos todos los miércoles  de 10’30 h a 13 h,  unos 20,  algunos con la cabeza  ausente. Siempre se nos une algún familiar que viene de visita y de residentes fallecidos. La residencia se llama «Un hogar con corazón» y su carisma es ser un lugar de puertas abiertas para todos, y  el grupo de VA sintoniza a la perfección con sus pilares y es un buen testimonio de fe para todos.

Con grupo «adaptado», quiero decir, facilitando el acceso a la Palabra lo más posible: el evangelio, de habitual reflexión y comentario semanal en VA,  siempre ilustrado con dibujos para facilitar también la comprensión. Los que están bien  disfrutan con la lectura de los Salmos, de los Himnos,…..Se comentan los momentos fuertes de las celebraciones, la  vida parroquial, ya que la residencia está totalmente ligada a la parroquia. El canto es parte muy importante de nuestro grupo. Hasta los que parecen más ausentes, en el momento de cantar se les abre la mente. Cantar es rezar dos veces, no cabe duda. El Via Crucis de Enfermos en Semana Santa, también es un momento muy emotivo para ellos.

También,  compartimos momentos muy tristes cuando alguno es llamado a la casa del Padre. El que fallece en la residencia, es acompañado por todos los demás residentes, así como sus familias..

Vida parroquial

Por el estrecho trato con los sacerdotes de la parroquia los residentes se sienten miembros vivos y muy queridos de la comunidad parroquial. En la medida de sus posibilidades  tratamos de que participen en las celebraciones de la parroquia, tanto en la Iglesia como al aire libre, en el Parque de Torrelodones: Domingo de Ramos, Jueves Santo, Procesiones, Corpus Christi, Solemnidad de la Virgen del Carmen: patrona de la colonia de Torrelodones, Fiesta parroquial anual, a lo que nos  ayudan  voluntarios que los traen en sus sillas de ruedas . Este año llevamos a unos cuantos en autobús a la Catedral de la Almudena para el jubileo de nuestra Vicaria VII. Fue precioso.

 Mi testimonio

La divina Providencia,  me ha regalado seguir y colaborar desde el principio los primeros pasos de Vida Ascendente,  en distintas actividades  diocesanas, nacionales e incluso internacionales, que sin duda me han hecho descubrir el mundo de los mayores que siempre se lo  pedí al Señor  y Él  me ha regalado  ¡una residencia entera! Cada uno con su historia personal, sus peculiaridades sus dolencias y sus achaques son un magnífico regalo. En ellos el Señor me dice : «Mírame, cuídame, quiéreme, dame un beso, dame la mano, hazme compañía, no te vayas» iEs Jesús mismo quien me habla! Siempre me voy de la residencia con pena porque me gustaría estar más con ellos, pero ahora también voy los jueves por la mañana,  no a Vida Ascendente, sino a darles la Comunión. Todos sabemos, por experiencia, que el cariño que te dan es enorme, el ciento por uno.