Compartir en redes:

Fotografías del Congreso: Flickr

Vídeos disponibles del Congreso: Youtube

Facebook.com/laicos2020

Twitter: @laicos2020

Instagram: @laicos2020

A las seis de la tarde ha comenzado la ceremonia de apertura del congreso de Laicos Pueblo de Dios en salida. La sesión ha estado presentada por la periodista María Ángeles Fernández que ha enmarcado la celebración del Congreso y con una oración compartida por todos los asistentes dirigida por Juan Fernández de la Cueva, director del Dto. de Pastoral Obrera. Además de compartir las peticiones por los frutos del Congreso se ha rezado en común la oración del Congreso de Laicos.

Tras la oración, el primero en intervenir ha sido el nuncio, Mons. Bernardito Auza, quien ha saludado a los congregados y ha leído el saludo que el Papa Francisco ha dirigido a los congresistas. En su mensaje el Papa recuerda a los santos patronos de Europa Cirilo y Metodio que anunciaron el Evangelio a los pueblo eslavos. “El fruto fue ver como muchos se adherían a la fe formando una comunidad”. “Esto nos enseña – como afirma el lema del Congreso – que somos Pueblo de Dios, invitados a vivir la fe, no de forma individual ni aislada, sino en la comunidad, como pueblo amado y querido por Dios”. Además, el Papa Francisco ha señalado que “el mandato misionero es siempre actual y vuelve a nosotros con la fuerza de siempre, para hacer resonar la voz siempre nueva del Evangelio en este mundo en el que vivimos, particularmente en esta vieja Europa, en la que la Buena Noticia se ve sofocada por tantas voces de muerte y desesperación”.

El Papa finalizaba sus palabras con el ánimo a cumplir a su misión: “Es la hora de ustedes, de hombres y mujeres comprometidos en el mundo de la cultura, de la política, de la industria … que con su modo de vivir sean capaces de llevar la novedad y la alegría del Evangelio allá donde estén”.

“No tengan miedo de patear las calles, de entrar en cada rincón de la sociedad, de llegar hasta los límites de la ciudad, de tocar las heridas de nuestra gente … esta es la Iglesia de Dios, que se arremanga para salir al encuentro del otro”.

Intervención del cardenal Blázquez

En nombre de la Conferencia Episcopal Española, ha intervenido su presidente, cardenal Ricardo Blázquez Pérez, quien ha expresado su afecto a todos los presentes y ha agradecido el trabajo  de la C.E. de Apostolado Seglar, movimientos, asociaciones, delegados diocesanos y todos los participantes en el acto.

El cardenal Blázquez ha recordado que, la invitación de la CEE es una expresión de «concordia eclesial y garantía de sinodalidad misionera». Además, ha destacado que, «el Congreso es una de las acciones más importantes proyectadas en el Plan Pastoral de la institución para los años 2016-2020».

«Cuando el Evangelio es acogido por una persona vence a la negatividad, al egoísmo y a la vanidad y alegra el corazón de todas las personas. ¡Me alegro de veros alegres en este congreso y del ambiente que se percibe. Es un congreso en que nos sentimos a gusto y muy contentos representando a todos los cristianos de nuestras iglesias y diócesis para acoger la invitación del señor a ir y transmitir el Evangelio».

Además, Blázquez ha resaltado que la metodología del Congreso se ha inspirado en los últimos sínodos de los obispos que han pasado de ser un acontecimiento puntual a un proceso con diversas etapas cuya cima es la asamblea sinodal.

El presidente de la CEE, ha concluido con un mensaje: » Hay que avanzar en muchas cuestiones y escuchándonos mutuamente, lograremos dar pasos para una sinodalidad en nuestra Iglesia. Esto marca un nuevo estilo en nuestras diócesis y dará muchos frutos».

Descargar aquí la ponencia al completo.

Intervención del cardenal Carlos Osoro

El cardenal Carlos Osoro ha dado la bienvenida a los asistentes al congreso y ha destacado la importancia de reforzar la dignidad de las personas:»Promovamos con fuerza la dignidad de las personas. Las diócesis de España tienen una oportunidad para, desde la diversidad, promover la vocación laical, sinodal y que ayude a crecer al Pueblo de Dios»

«Es bello pensar en una Iglesia que, como Jesús, quiere salir al encuentro, invitando a todos a ser parte fundamental del proyecto de Dios. Pensemos siempre en quienes más nos necesitan», ha afirmado.

Descarga aquí la ponencia al completo. 

Isaac Martín, laico y miembro de la Comisión Ejecutiva del congreso

Martín ha agradecido a los sacerdotes y obispos de toda España sus aportaciones en este Congreso, que según sus palabras, «han sido clave para llegar a buen puerto y generar un contenido sinodal y potente en la Iglesia». 

Además, ha resaltado el papel de los laicos en todo ese proceso: «tenemos la tarea de ser vasos comunicantes entre las personas y lo que representamos. Desde la libertad y la responsabilidad, hemos abierto nuevos caminos para un Pueblo de Dios en Salida», ha comentado. 

Asimismo, Martín ha destacado tres pilares básicos para llevar a cabo este proceso: ilusión, esperanza y convencimiento. “Hemos de salir ilusionados, esperanzados y convencidos”. Ilusionados con la misión que Dios nos ha confiado, esperanzados porque tenemos una papel fundamental en el mundo para acompañar a los hombres y mujeres en sus anhelos y necesidades».

Por último, ha destacado “Ha sido sobrecogedor apreciar la mano de Dios en este proceso”.

Descarga aquí la ponencia al completo.

Cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida.

Desde el Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida el cardenal Kevin Farrell, ha agradecido la invitación  de formar parte de este congreso: «Me alegro por la iniciativa de la CEE de organizar estos días de encuentro y de reflexión que no se quieren limitar, sino que quiere iniciar un proceso de sensibilización y de formación para ayudar a todos los fieles bautizados», ha afirmado.

Además, ha manifestado su deseo de que este Congreso abra un proceso que dé muchos frutos para España y para toda la Iglesia y ha recalcado que «la tarea de la iglesia en España es grande. Pero la energía empleada en esta misión para suscitar y despertar el espíritu misionero en la Iglesia es siempre bien empleado. No debemos olvidar nunca las últimas palabras terrenales de Jesús: “El Espíritu Santo estará con nosotros siempre”.

diam consequat. Phasellus felis efficitur. ultricies felis et, Aenean